Eficiencia energética para combatir el friaje

A través de este proyecto el CER-UNI viene desarrollando capacidades en una comunidad rural andina para para enfrentar climas extremos a través de un modelo de negocio rural sostenible, esto a base de de agregar valor a algunos de sus productos naturales.

Nuestro Centro ha venido trabajando con la comunidad de San Francisco de Raymina desde el año 2004, sucesivamente a través de tres proyectos antes del actual con financiación proveniente de la OEA, FINCYT y el BID habiendo producido conocimiento a través de tesis como: Fredy Huaylla, de competencia profesional (2011); Rafael Espinoza, de maestría (2014); Vincent Dupré, pasantía (Francia-2015); Pierre Cam, pasantía (Francia-2015); Gonzalo Saavedra, de competencia profesional (2016); Jessica Molina, de maestría (2016); Idoya Alcolea Martinez, Proyecto final de Master (Universidad de Zaragoza – España 2016); Juan Molina y Carlos Salvador de maestría (a sustentarse en 2017).

En ambas comunidades se modificó una vivienda existente y se construyó una vivienda nueva sobre la base de aplicar un estudio experimental de energía y ambiente que devino en un diagnóstico térmico y ambiental de cada una de las dos comunidades que reveló, entre otros, el nivel de temperatura de los ambientes interiores de cada vivienda durante los meses de otoño e invierno (mayo – agosto) de mayor frío, oscilando entre -2 y 2 °C.

Problemática

La disminución abrupta de las temperaturas en las zonas altoandinas principalmente en las regiones de Arequipa, Puno, Cusco, Moquegua y Tacna, son eventos climáticos que ocurren con periodicidad, y son conocidas como heladas. El ingreso de masas de aire frío y seco a gran altitud que reduce la regulación de la temperatura ambiental, impide la concentración de calor y disminuye la la nubosidad.

Los campesinos que se ven afectado por esta problemática requieren de soluciones térmicas que mejore su calidad de vida.

 

Resultados

Producto de estas experiencias exitosas e incansables gestiones del CER-UNI ante organismos de gobierno pertinentes a la problemática conocida en el Perú como friaje, la Dirección Nacional de Construcción del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, encargó al CER-UNI desarrollar el Estudio Piloto “Acondicionamiento Térmico para Edificaciones Rurales Alto Andinas” con la finalidad de “Elaborar dos (02) expedientes técnicos (uno (01) por cada centro poblado) y metodologías de cálculo (ambos documentos sustentados de manera técnica y con mediciones ambientales), que solucionen arquitectónicamente el problema térmico de las edificaciones que sufren bajas temperaturas con el propósito que las familias habiten sus viviendas en situación de confort”.

Este estudio fue desarrollado entre marzo y noviembre de 2012 en los centros poblados San Felipe (4 480 msnm) Distrito de Pilpichaca y Santa Rosa de Tambo (3 200 msnm) Distrito de Tambo, ambos de la provincia Huaytará de la Región Huancavelica en cada uno de los cuales se monitoreó el comportamiento térmico interior de cuatro viviendas, una sin cambios constructivos, otras dos con cambios constructivos diferenciados y la cuarta una vivienda totalmente nueva.

La elección de una o más de las técnicas listadas arriba, así como la determinación de su alcance térmico, es decir la cantidad de energía que permite introducir en la vivienda o cantidad de energía que evita perder desde la vivienda, capacidad térmica que va asociada con los detalles y magnitud física del dispositivo, artefacto o parte de la vivienda, se determinaron desarrollando un proceso de simulación computarizada empleando el programa de uso libre Energy Plus con software de apoyo para los efectos de reproducciones gráficas. Así mismo, este cálculo se apoyó en datos medidos de parámetros térmicos ambientales y condiciones climáticas exteriores que incluyen a la radiación solar y el viento, propiedades físicas de materiales, balances de energía y la configuración térmica y ambiental de la propuesta de vivienda.

De esta manera las temperaturas de los ambientes interiores de uso nocturno (dormitorios) de cada una de las cuatro viviendas (Ayacucho, Puno y dos en Huancavelica) incrementaron sus valores mínimos referidos arriba, hasta alcanzar valores de 8°C a 10°C, resultado que no solo se ha medido y registrado técnicamente, sino que ha sido experimentado por los propios pobladores de las comunidades receptoras de San francisco de Raymina (Ayacucho) y Vilcallamas Arriba (Puno) y sus manifestaciones posteriores han sido de contento y satisfacción.